Desde el frente de batalla, sin toma parte.

Entrevista a Céline Croon

Céline tiene una larga experiencia en situaciones conflictivas. Tras haber trabajado en Colombia y Ucrania, actualmente es coordinadora del programa de Restablecimiento de los Lazos Familiares para el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) en Juba, Sudán del Sur. Su función es restablecer el contacto entre familiares separados por el conflicto armado y la violencia organizada. Esto incluye la organización de reunificaciones familiares para los más vulnerables.

Romà: ¿De dónde viene esta vocación tan concreta? ¿Tuviste un momento decisivo o la idea nació poco a poco?

Céline: Siempre me ha «tocado» e interpelado mucho el sufrimiento de las personas. Esto me da la energía necesaria para actuar en favor de los que sufren procurando aliviar un poco sus penas. Dado que el CICR tiene precisamente el mandato de llegar a las personas más olvidadas y que más sufren, las víctimas de los conflictos armados y de la violencia, para aportarles un poco de humanidad, me identifico plenamente con los principios de la organización para la que trabajo.

¿Cómo entraste en Cruz Roja Internacional?

Desde siempre he buscado tener un trabajo que fuera también una pasión y tuviese sentido para mí. No quería un «trabajo de supervivencia «, trabajar sólo porque es necesario, pero sin amar lo que haces. Al mismo tiempo, quería contribuir con algo positivo a la sociedad y el mundo en general, por lo que hice un máster en Derechos Humanos. Desde el principio tenía claro que quería trabajar sobre el terreno, con las comunidades, en lugar de estar en una oficina; el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), la organización humanitaria más antigua del mundo, respondía a este deseo.

Situémonos en “tu terreno”. ¿Cómo se puede dialogar con una persona armada?

En nuestro caso no podemos olvidar cual es nuestro papel como Cruz Roja en un conflicto y también tenemos que dejárselo claro a la persona armada. Le recordamos que nosotros no vamos armados porqué hacemos ayuda humanitaria, que somos neutrales e imparciales –no tomamos parte en un conflicto–, que estamos al lado de las víctimas y, además, que ellos tienen que respetar el derecho internacional humanitario.

Lo único que nos interesa es hacer llegar la asistencia humanitaria a los necesitados. El dialogo con los portadores de armas se integra en ese objetivo: obtener las garantías de seguridad para nuestra acción, hacer posible la capacidad de conocer  el derecho de  guerra que estipula las obligaciones de las partes en conflicto que obliga  a respetar a los civiles (entre otros), y presentar hechos de violaciones ocurridos para pararlos y evitar que se repitan en el futuro.

El contenido de nuestros encuentros es estrictamente confidencial, lo que es crucial para establecer un diálogo de confianza con los ejércitos y los grupos armados.

El año 2002 la Unión Europea recibió el premio Nobel de la Paz, pero lo cierto es que la mayoría de los ciudadanos de los países occidentales de la Unión Europea no hemos sufrido en primera persona ningún conflicto violento. Esto hace que nos cueste mucho entender la situación por la que pasan las personas que huyen de un conflicto armado. ¿Cómo podemos, en este contexto, contribuir a una cultura de la paz que sea auténtica?

Dado que existe un obstáculo en el “miedo al otro”, al diferente, tenemos que empezar interesándonos por las situaciones conflictivas de las que nos llegan ecos o víctimas. El acercamiento ya es un primer paso que nos pone en una actitud de salir de nosotros, de nuestra «zona de confort». El segundo paso se da cuando  conociendo situaciones reales, empezamos a ser conscientes del sufrimiento por el que han pasado muchas personas. Entonces, nuestra capacidad de acogida ya puede ser real. Y el tercer punto que destacaría es valorar la diferencia, lo cual no quiere decir estar de acuerdo en todo. Con estas tres actitudes (interesarse, acoger y valorar la diferencia) podemos prevenir un poco más las situaciones  de violencia.

Romà Tersa

Nat a Barcelona el 1990, és politòleg per la UPF i ha estudiat a l’Institut Universitari Sophia a Loppiano (Italia). S’ha especialitzat en estudi dels nacionalismes i de la integració europea. També es dedica al mester de poeta.

Nacido en Barcelona en 1990, es politólogo por la UPF y graduado por el Instituto Universitario Sophia de Loppiano (Italia). Se ha especializado en el estudio de los nacionalismos y de la integración europea. También es poeta en los ratos libres.
Romà Tersa

Latest posts by Romà Tersa (see all)