La contribución personal a la construcción social es irrenunciable. Ninguna pieza puede faltar en un mosaico complejo, colorido, diverso y dinámico. Encontrar herramientas participativas inclusivas y eficaces es un reto y una responsabilidad individual y colectiva.


Dejar pasar el tiempo, es una opción que todos tenemos. Vivirlo es, posiblemente, una opción más acertada. Construir una sociedad a medida humana, una comunidad, es un reto que exige en el presente lo mejor de cada uno. Ninguna persona ni ningún colectivo pueden sentirse excluidos de él. Todo el mundo necesita encontrar su forma de empoderamiento para participar. Especialmente los jóvenes deben ejercer el protagonismo de un presente que también es suyo.

El crucigrama es un pasatiempo que nos pide encontrar respuestas, a menudo ingeniosas, a preguntas a veces inesperadas. Pero, acertar la respuesta no es suficiente, es necesario que ésta sea de la medida adecuada y se interrelacione armónicamente con el resto de palabras. Las letras construyen palabras y éstas se entrelazan con otras que, al mismo tiempo, facilitan el descubrimiento de nuevas respuestas.

La letra ‘i’ esbelta, firme, con los pies en la tierra, los ojos hacia el horizonte y la cabeza erguida. La ‘m’ que dibuja aquellos puentes que hay que construir, aquellas relaciones, aquellos vínculos que religan las comunidades. Letras que nos incentivan a no pasar el tiempo sin vivirlo. Todas distintas y todas necesarias. Cada una encuentra su espacio, su logar, la inserción adecuada al servicio de palabras y frases. Un llamamiento a un compromiso firme hoy, con la esperanza en el mañana. Un compromiso a ser protagonistas del tiempo que vivimos. No son necesarias estrellas, ni influencers, ni recolectores de likes, sino protagonistas sin protagonismos.

Construir el relato de la propia historia desde la profundidad reflexiva de la personalidad única e irrepetible de cada uno. Entrelazarse participando en las decisiones que van construyendo una historia colectiva transformadora. Escribe el poeta guyanés Martin Carter: “He visto hombres y mujeres que no duermen para soñar, sino que sueñan para cambiar el mundo”.


Ilustración: mbofill_art

Francesc Brunés

Col·laborador habitual de Ciutat Nova i també ... professor d'economia (jubilat), pare de dues filles, gironí d'adopció d'esperit universal, defensor de causes més o menys perdudes i, quan cal, conferenciant i tertulià.

Colaborador habitual de Ciutat Nova y también... profesor de economía (jubilado), padre de dos hijas, gerundense de adopción de espíritu universal, defensor de causas más o menos perdidas y, cuando hace falta, conferenciante y tertuliano.
Francesc Brunés

Latest posts by Francesc Brunés (see all)

0

Tu carrito