Dar una nueva vida a la chatarra, formando un ciclo de vida infinito en la materia del producto.

 

Desde pequeño, Ramiro ha sido un enamorado de las bicicletas. Cuando vivía en Argentina, acostumbraba a subir colinas con su hermano o simplemente, utilizaba su bicicleta para desplazarse a todas partes. Tanto, que hasta los vecinos del barrio le preguntaban siempre: “Ramiro, ¿cuándo vas a bajarte de la bici?”. Así pues, Ramiro se encontraba a menudo con la necesidad de reparar pequeños engranajes o cambiar algunas piezas de sus bicicletas. A medida que iban pasando los años, iba absorbiendo más aprendizajes y entendía mejor todos los componentes de las bicicletas, resultándole, cada vez, más fácil repararlas.

Cuando Ramiro llegó a Barcelona, empezó a trabajar en un taller de bicicletas, pero siempre con la idea de algún día montar su propio taller. En 2013 pudo hacer realidad esta idea que le rondaba por la cabeza y abrió El Ciclo en la Calle Nou de Sant Francesc, en el Barrio Gótico de Barcelona, como tienda de bicicletas y tours exclusivos. Pero el que hace especial su negocio no son las bicicletas en sí, sino las lámparas que fabrica con piezas de bicicletas viejas, dando una segunda vida y sabiendo apreciar la belleza de un montón de chatarra a la que mucha gente no daría una segunda oportunidad.

 

Una nueva vida

El proyecto de las lámparas surgió de su instinto más creativo cuando, al darse cuenta de su control sobre los engranajes y piezas de las bicicletas, quiso probar de hacer alguna cosa totalmente innovadora: hacer obras de arte lumínicas que pudieran acabar decorando las casas de muchos barceloneses.

Hace estas lámparas a partir de la transformación de la chatarra, una cosa de la cual la gente tiene una concepción bastante negativa ya que se entiende como una cosa vieja, inútil y sucia. Así, Ramiro da valor a una pieza que antes no era valorada por nadie y aquí es donde recae la magia de su trabajo.

Proceso por el cual Ramiro convierte una bicicleta en una lámpara

Para Ramiro, además, no hay diferencia entre el mundo personal y el profesional, ya que ambos están fusionados en el barrio, donde ha tejido toda una red de conexiones que da un valor añadido a su trabajo. Así pues, para él, las lámparas y las bicicletas no son una simple fuente de ingresos, sino su estilo de vida y así lo demuestra, dando una segunda vida a esas bicicletas que estaban sentenciadas a acabar en el desguace.

 

Inés Cucalón, Nina Blasi, Marina García y Roc Vila

 

Artículo publicado en la Revista número 178, Luz Invisible. Ya disponible en Amazon.

Ciutat Nova

Latest posts by Ciutat Nova (see all)

0

Finalizar Compra