Vivimos en un momento histórico en el que se nos facilita como nunca antes el acceso a productos de consumo vía crédito, ofer tas online 24/7, publicidad y descuentos a la medida del individuo reflejando sus tendencias e intereses, y mercaderías a tan bajo coste que la duda de si “podemos” comprar un bien o servicio, se convierte en “cómo no vamos a poder darnos” ese gusto.

Vivimos en tiempos de gratificación inmediata y de enaltecimiento social del placer personal, del disfrute, de ‘vivir
el momento’, de procurar bienestar.Y si nuestra conciencia ecológica o social nos hace vacilar por un instante antes de consumir –abundan las ofertas de productos ‘bio’, orgánicos, ‘fair trade’, de productores locales, social y ecológicamente responsables. Eso calma la culpa del consumo.

Sin embargo, hay algo curioso en la dinámica del consumo: está basada en una motivación inconsciente y automática. Sentimos un ‘agujero’, y la necesidad de llenarlo y la sociedad nos responde con los productos o servicios que prometen ayudarnos.Y parece funcionar, solo que la satisfacción es momentánea. Al persistir la necesidad, recurrimos al próximo producto o servicio que promete ayudarnos. Esta dinámica mantiene el ciclo de necesidad –oferta–consumo–necesidad… por el sencillo motivo de que en realidad se trata de una necesidad que no puede ser satisfecha con objetos externos.

Loading...

Loading…

 

Isabel Rimanoczy | “Si hoy estás vivo, tienes un papel para jugar”. Consciente de los complejos desafíos de nuestro planeta (y nosotros en él), trabajo con aquellos que pueden multiplicar el impacto. Lo hago enseñando, escribiendo y asesorando a instituciones académicas en el área de sostenibilidad estratégica.

Artículo publicado en la revista número 178, Luz Invisible, ya disponible en Amazon.

 

Ciutat Nova

Latest posts by Ciutat Nova (see all)

0

Finalizar Compra