En una sardana damos la mano a quien está a nuestro lado, para ir formando un círculo paritario, de mujeres y hombres, que tratan de seguir colectivamente el ritmo de las notas musicales, mientras permanecen atentos y abiertos a nuevas incorporaciones.

Todo aquello que rodea la vida de una población, grande o pequeña, puede parecer complicado. Pero, al fin y al cabo, todo está contenido entre un ‘tu’ y un ‘yo’. Tender la mano a la humanidad, es una idea; pero dar la mano al vecino, es un acto que genera un vínculo. Los barrios, calles y plazas se diseñan con ideas y se construyen con una multiplicidad de actos concretos y continuados, que van tejiendo los vínculos que nos cohesionan. El cemento une los ladrillos que tiene a su lado, hasta configurar el edificio, y las personas podemos tejer la trama y urdimbre que nos vinculan impidiendo que nadie quede al margen de la comunidad.

La forma para concretar todo esto no puede ser establecida por la administración local, ni tampoco es universal. No existen fórmulas estándar que se puedan aplicar sin venir a cuento. Cada lugar debe ir encontrando sus propias formas. Cada barrio, cada localidad está configurado por personas diversas que, así como ocurre en la familia, deben ir descubriendo sus propias estrategias inclusivas. Irse dando la mano uno a uno, hasta completar un tejido sin exclusiones.

La experiencia familiar puede abrirse y extenderse, como si de círculos concéntricos se tratase, a porciones de sociedad determinadas y cada vez más amplias. Alrededor de cada persona, de cada familia, hay muchas necesidades que requieren ser recosidas: Entre generaciones, entre géneros, entre vecinos, entre culturas, entre religiones, entre clases sociales, entre escuelas y familias, entre administración y ciudadanía, entre… Círculos que parten de un ‘tu’ y un ‘yo’ y que generan una espiral de mayor participación y solidaridad.

Artículo publicado en la revista 174 [re]conectar.

Ilustración: mbofill_art

Francesc Brunés

Latest posts by Francesc Brunés (see all)

0

Finalizar Compra